Globered
Consigue tu propia página web

¡¡Danny!!

0 0 0

Contexto historico: epoca franz kafka

Por: daniela santos | Publicado: 01/11/2010 16:01 |

Contexto Histórico.

La ciudad de Praga de principios de siglo XIX en la cual nació Franz Kafka era un hervidero constante de conflictos entre la población mayoritaria eslava y la minoría de origen germano, con especial incidencia en el aspecto lingüístico y ordenamiento social.

La ciudad de Praga de principios de siglo XIX en la cual nació Franz Kafka era un hervidero constante de conflictos entre la población mayoritaria eslava y la minoría de origen germano, con especial incidencia en el aspecto lingüístico y ordenamiento social.

La familia de Kafka procedía de diversas estamentos sociales aunque fueran idénticas en el aspecto religioso. Ambas profesaban la religión judía siendo la parte materna mucho más ilustrada y pudiente que la paterna. Herman Kafka era un hombre criado en un ambiente rural, rudo y práctico que partiendo de la miseria consiguió amasar una gran fortuna gracias a sus negocios, negocios que pudo emprender con la ayuda monetaria de su suegro, el adinerado padre de Julie Lowy que poseía un importante negocio de cerveza.

Para escalar posiciones dentro de la sociedad checa, Herman Kafka se mostró dispuesto a que su familia tuviera una educación primordialmente alemana. Él procedía de un ambiente eslavo de habla checa, en cambio su mujer, una muchacha instruida y culta había crecido en un hogar cuya lengua principal era el alemán, el idioma principal del Imperio austro-húngaro. Este imperio era amenazado constantemente por parte del emergente nacionalismo checo, un nacionalismo en el que Kafka no se encontró inmerso debido a que su lengua primordial era el alemán (aunque hablaba a la perfección el checo) pero paradójicamente tampoco era bien acogido por parte de los alemanes, debido a su condición de judío. Esta posición desarraigada sería muy importante para el desarrollo psicoemocional de su obra.

En 1897, el primer ministro Badeni instaura el bilingüismo oficial, lo que produce una airada protesta por parte de los nacionalistas alemanes que paralizan el Consejo del Imperio Austro-Húngaro y deciden unirse a Alemania con la firma y redacción del Programa Nacionalista de Pentecostés en 1899. Poco después, para sofocar estos graves disturbios, Badeni anula el decreto de bilingüismo. En 1907 y con la libertad de voto concedido por la aprobación del sufragio universal, el Reichsrat se puebla de representantes eslavos que al no conseguir mayoría suficiente (265 eslavos y 233 alemanes) hacen que el país prácticamente se establezca en una posición ingobernable debido a la imposibilidad de llegar a acuerdos políticos válidos. Esta ingobernabilidad y el progresivo enfrentamiento entre las diferentes facciones de la población provocan la disolución final del parlamento en 1914. Franz Kafka por su parte, profundizaba en la religión judía (aspecto que su padre no había desarrollado abandonando muchos ritos de la religión sionista) y en la lengua y el teatro yiddish, entablando una buena amistad con el director escénico Jizchak Lowy.

El asesinato en 1914 en Sarajevo del heredero al trono austro-húngaro Francisco Fernando y de su esposa a causa de un atentado terrorista realizado por un joven estudiante serbio-bosnio, integrante de una organización denominada "Unidad y muerte" va a provocar el inicio de la Gran Guerra, la Primera Guerra Mundial desencadenada por las acusaciones de Austria a Serbia de responsabilidad de los hechos y de obstrucción a la investigación de la policía austriaca.

En medio del gran conflicto bélico, otro foco de protestas se produce en la Europa del Este, más concretamente en Rusia. En 1917 se proclama la Revolución bolchevique liderada por Lenin que terminará con la caída y asesinato del zar Nicolás II y la instauración de un régimen comunista. En Alemania, un año después, Guillermo II abdica entrando en el poder el grupo espartaquista liderado por Rosa Luxemburg y Karl Liebnetch, que pronto serían expulsados del gobierno y reprimidos con dureza por parte del nuevo dirigente Ebert.

Tras las derrotas sufridas por sus ejércitos, Alemania firma en 1918 el Armisticio de Compiogne al que pronto se suma Austria. Posteriormente aceptarán lo convenido en el Tratado de Versalles que supondrá esenciales pérdidas económicas y territoriales para los países derrotados. Estas sanciones provocarán que el Imperio Austro-Húngaro termine desapareciendo. En 1918 se proclama a Checoslovaquia como país independiente y a Masaryk como primer presidente del gobierno.

Mientras tanto, Franz Kafka, que aunque siempre simpatizó con los ideales socialistas no participó con énfasis en los avatares que estaban sucediendo a su alrededor, escribía y escribía evadiéndose de una comunidad por la que no sentía demasiado apego muriendo a causa de la tuberculosis el 3 de junio de 1924, antes de la llegada al gobierno alemán de un hombre con un tremendo odio y resentimiento hacia la estirpe judía, Adolph Hitler. Sus hermanas por el contrario sí serían tristes protagonistas de ese animadversión, falleciendo en los horribles campos de concentración nazis en plena 2ª Guerra Mundial.

Comenta